La rodilla es la bisagra que une dos huesos largos, el fémur por arriba y la tibia por debajo, situándose la rótula o “tapa de la rodilla” por delante de la articulación.
Estos huesos contactan entre sí con superficies cubiertas de cartílago, estructura fundamental para que el contacto sea suave, sin ruidos y sin dolor.
La rodilla cuando enferma, afecta estas estructuras, y distorsiona este funcionamiento armónico, lo que se traduce en dolor, perdida de la movilidad, deformidad e inflamación entre otros.
La causa más común del dolor crónico de rodilla y la discapacidad es la artrosis (envejecimiento de la rodilla). Esto es una afectación que generalmente se asocia al “uso y desgaste” relacionada a la edad. Por lo general, ocurre en personas mayores de 50 años, pero puede ocurrir en personas más jóvenes también. La artrosis además de darse en personas de edad avanzada, puede darse antes en quienes sufrieron problemas en su rodilla, tales como fracturas, cirugías de meniscos, lesiones deportivas de ligamentos, condiciones que afectan el cartílago
a más temprana edad produciendo un cuadro de artrosis secundaria.
La artrosis no se puede revertir, pero los tratamientos pueden reducir el dolor y mejorar el movimiento. Se utilizan fármacos como los antiinflamatorios y antiartrósicos, infiltraciones intraarticulares y fisio-kinesioterapia. Si no se consigue mejoría de la sintomatología, exiten cirugías de realineamiento del miembro (osteotomías). En casos severos, se indica un reemplazo articular, también llamado artroplastia de rodilla. La misma consiste en reemplazar solo la superficie articular del fémur y de la tibia por componentes protésicos.

CategoryCadera y Rodilla

© 2017 - Traumatologia Sanatorio Britanico de Rosario

Desarrollado por:    Ivan Carabantes

Iniciar chat
Necesitas ayuda?